domingo, 25 de marzo de 2012

Elogio del café

Como en la clase del pasado viernes con los alumnos de 3º de ESO se trató el tema de las drogas, legales o no, y se incluyó al café (o el té o la Coca-Cola) como una "droga" legal estimulante del sistema nervioso, al contener cafeína, y puede que algunos tuvieran una visión negativa de dichas bebidas, voy a incluir para compensar un artículo de la revista del club de la cadena de supermercados Dia sobre las virtudes del café:

La Federación Española del Café dice que anualmente se toman en España unos 750 cafés por persona; es decir, unas dos tazas diarias, "la cantidad justa (unos 200 mg de cafeína) para mejorar la capacidad de reacción y atención", según Ana Adán, del Instituto de Investigación del Cerebro, Cognición y Conducta de la Universidad de Barcelona. Y es que el café, a pesar de su mala prensa, tiene importantes propiedades medicinales: estimula el S.N.C., evita la formación de coágulos, retrasa el envejecimiento celular por sus propiedades antioxidantes e incluso, previene la formación de caries (evidentemente, si se toma solo y sin azúcar).

La Agencia Europea de los Alimentos confirma que el café "ayuda a mejorar el rendimiento cognitivo, el físico y el nivel de alerta". Actúa en nuestro cuerpo a la media hora de tomarlo y su efecto se mantiene en el cuerpo durante tres a seis horas. El café es capaz de aliviar varios tipos de jaquecas y dolores de cabeza; de hecho, la cafeína forma parte de muchos medicamentos para las cefaleas.

La Asociación Americana de Psiquiatría rechaza que el café sea adictivo. "Lo único que se ha demostrado hasta ahora es que los grandes consumidores de café, cuando lo dejan, sufren un síndrome de abstinencia parecido al de otras sustancias que sí son adictivas, pero el café no lo es" (tengo que reconocer que no entiendo nada, ¿produce síndrome de privación o algo parecido y no es adictivo?).
Según un reciente artículo publicado en El País: "Uno de los temas que más preocupan a los productores es la idea de que el café puede ser adictivo. De momento, no hay evidencia al respeto, y el manual de la Asociación Americana de Psiquiatría, que es la referencia mundial, no lo considera como tal. Pero Adán admite que hay aspectos (que produce una ligerísima habituación o algo parecido al síndrome de abstinencia en los grandes consumidores) que recuerdan a lo que sucede con otras sustancias. Quizá la causa estriba en que está relacionado con el circuito dopaminérgico, con un efecto similar, aunque inmensamente inferior, al de la cocaína. Pero, de momento, ese efecto está sin demostrar".

"Las embarazadas no deben abusar del café, y las personas con graves dolencias cardiovasculares, gastrointestinales, epilepsia, insomnio, insuficiencia hepática o ansiedad lo mejor es que no lo prueben", afirma la profesora Adán. El resto, sí que podemos beneficiarnos de sus bondades: potencia la memoria, mejora nuestra capacidad de atención y nos hace más activos. Eso sí, entre 2 y 4 tazas al día son más que suficientes. Más aún, puede provocar insomnio, ansiedad y hasta taquicardia.

Las virtudes del café no acaban en la taza. Millones de amas (o amos) de casa utilizan los posos de café para limpiar las tuberías porque arrastran las grasas, o los añaden como fertilizante a sus macetas, pues su contenido en nitrógeno lo hace un nutriente perfecto para las plantas.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails