jueves, 17 de noviembre de 2011

Descifrando la etiqueta de los alimentos

Según una encuesta de la CEACCU el 64% de los españoles no entiende las etiquetas de los alimentos, así que vamos a intentar dar algunos datos útiles:

El etiquetado de alimentos es el principal medio de comunicación entre los productores de alimentos y los consumidores finales. El etiquetado puede ser cualquier documento, bien sea escrito, impreso o gráfico que contiene la etiqueta del alimento, siendo la etiqueta la información sobre el artículo que acompaña a éste o se expone cerca durante su venta. Se considera etiqueta alimenticia incluso la información empleada en la venta o comercialización de un alimento.
Las normas de etiquetado de alimentación están sometidas al derecho alimentario propio de cada país, aunque no obstante existen organismos internacionales como la FAO (organización específica de la ONU) que armonizan un conjunto de "buenas prácticas" que sirve de referencia común a los países.

En la etiqueta de alimentos preenvasados, según la F.A.O., deberá aparecer la siguiente información:
  1. Nombre del alimento.
  2. Lista de ingredientes.
  3. Contenido neto y peso escurrido.
  4. Nombre y la dirección del fabricante, envasador, distribuidor, importador, exportador o vendedor del alimento.
  5. País de origen.
  6. Identificación del lote.
  7. Marcado de la fecha e instrucciones para su conservación.
  8. Instrucciones para el uso.
Adicionalmente, también deberían contener otros datos:
  1. Etiquetado cuantitativo de los ingredientes.
  2. Si son alimentos irradiados, deberá llevar una declaración escrita indicativa del tratamiento cerca del nombre del alimento.
Algunas fechas son del mayor interés para el consumidor final, como: "Fecha de duración mínima" ("consumir preferentemente antes de") que es la fecha hasta la que, siempre que se hayan dado determinadas condiciones de almacenamiento, la conservación garantiza su buen estado para ser ingerido. No obstante, tras esa fecha el alimento envasado puede estar todavía en estado y calidad satisfactorios, siendo la probabilidad menor cuanto más alejados nos encontremos de esa fecha.

Otra fecha (menos habitual) es la "fecha límite de utilización" (o también: fecha límite de consumo recomendada, fecha de caducidad ), es la fecha tras la cual el producto, bajo suposición de haber sido almacenado en las condiciones apropiadas, no tendrá muy probablemente las cualidades de calidad que normalmente se esperan. Tras esta fecha no se considera el alimento comercializable.


No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails